Magazine
12/12/2019

Descubierto un tramo de la Vía Augusta en Baetulo

La construcción de un nuevo edificio de viviendas por parte de la empresa promotora BeCorp, en el barrio de Coll i Pujol, de Badalona, ha puesto al descubierto el trazado de la Vía Augusta en la ciudad romana de Baetulo. La intervención arqueológica se inició el pasado mes de agosto y finalizará a principios de diciembre, bajo la dirección del arqueólogo Mikel Soberón de la empresa Global Geomática, con la supervisión del Museo de Badalona y el Servicio de Arqueología de la Generalitat de Catalunya.

La Vía Augusta, que es una de las más antiguas de Hispania, conectaba las principales ciudad desde Cádiz hasta Narbona, donde enlazaba con otras vías que conducían al centro del Imperio. La reforma más importante, y que le dio el nombre por el que es conocida, se hizo bajo el mandato de Augusto a los últimos años del s. I aC, aunque partía de una vía preexistente conocida como Vía Heraclea, y que había sido una infraestructura clave para la romanización de la península. El tramo descubierto, situado a 350 metros de la puerta occidental de la ciudad, consta de unos 40 metros de largo y tiene una anchura de 5,5 metros. Aunque todavía está en fase de estudio, la cronología de los pavimentos más antiguos de este tramo, nos sitúan en la primera mitad del siglo I aC, momento en que se fundó la ciudad de Baetulo.

Además de la vía, se han documentado varios edificios que marcan una ocupación de este espacio desde el siglo I aC hasta el s. V-VI dC, y por lo tanto hacen un conjunto muy relevante para conocer el suburbium occidental de la ciudad de Baetulo, y el poblamiento de su territorio. Se trata de un edificio destinado a talleres metalúrgicos de época tardo republicana, un recinto funerario del s. I dC, y finalmente un edificio monumental y un mausoleo funerario de finales del s. IV-V.

Se ha determinado que se conservará un tramo de la vía, dada su importancia para la comprensión del territorio y de la evolución histórica de la ciudad de Baetulo, así como por su valor patrimonial en relación a la romanización de Cataluña. También se conservará el edificio absidal del siglo V-VI, dada su enorme singularidad. La empresa promotora BeCorp se hará cargo de integrar este conjunto al nuevo edificio de pisos y lo cederá al Ayuntamiento para que en un futuro pueda formar parte de los espacios visitables del Museo.